¿Hablamos de dietas?

El otro día salí a cenar con un grupo de amigas y claro, como siempre en estas fechas se habló de las dietas. Empieza a acercarse la época estival y nos entra un pavor y unas prisas que no son nada buenas. Después de haber probado muchas dietas y con la experiencia que dan los años y lo más importante el conocimiento del propio cuerpo, he llegado a la conclusión de que la mejor manera de mantener el peso es interiorizando  ciertos hábitos. Os voy a explicar varias cosas.

Engordamos porque el cuerpo recibe muchas más calorías de lo que puede consumir. Es un una clara relación causa efecto. Como más de lo que puedo quemar, con lo cual engordo.

La energía viene principalmente de las grasas, de los hidratos de carbono y las proteínas. Para adelgazar hay que disminuir la ingesta de los mismos y proporcionar la cantidad justa de proteínas.

Otro punto importante, el cuerpo necesita energía para funcionar y a medida que va pasando el día va necesitando menos energía. Con lo cual la frase clave es:

“Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo”

Y ahora os cuento mis hábitos en la alimentación:

Pan sí, pero integral y en el desayuno, una rebanada. Nunca en el resto de las comidas.

Comer 5 veces al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.

Casi siempre la media mañana y la merienda suelo tomar fruta o un lácteo.

Muy importante comer pocas cantidades. Yo siempre he sido muy comilona y comía muchísimo. Tenía unas digestiones muy pesadas. No lo podía evitar hasta que una amiga bastante más mayor que yo, que se cuida muchísimo, que tiene una salud de hierro y que no te crees la edad que tiene, me dijo: Marián el secreto es comer pocas cantidades porque no necesitamos comer tanto. Haces trabajar tu cuerpo muchísimo en la digestión. Pon tu comida en un plato normal, disfruta cada bocado y cuando acabes el plato, acabas de comer. Se acabó. Es una disciplina que  al principio cuesta mucho,  pero luego poco a poco el cuerpo se acostumbra a digerir menos cantidades y “te auto regulas”. Es el mejor consejo que me han dado nunca, me encuentro mucho mejor, en casa jamás picoteo, me preparo mi plato y me limito a esas cantidades.

Intento hacer una buena combinación de alimentos y no suelo mezclar carne con pescado o huevos en la misma comida. Una única proteína por comida. Mis digestiones son más ligeras.

Obligatorio un día a la semana arroz, otro día pasta y otro legumbres. Jamás por la noche.

Intento beber bastante agua durante la mañana hasta la hora de la comida, luego solamente la que me apetece. Desde hace ya varios meses he sustituido las bebidas gaseosas por el agua o las infusiones. Es un poco triste porque me encantaba la coca cola, es más, casi no podía comer sin ella. Me propuse dejar ese hábito y me alegro muchísimo porque ya no me siento hinchada.

Sobre todo y lo más importante cambiar el concepto, es mirar más allá de la comida como tal, yo he aprendido a verla como alimento para mi cuerpo, y yo quiero lo mejor para él y sentirme bien. Intento comer sano, hidratar mi cuerpo con la mejor bebida posible, hacer un poco de ejercicio y descansar mis horas. A veces hago excesos porque no siempre uno se puede controlar, pero al día siguiente vuelvo a practicar hábitos saludables…

El otro día estuve charlando con Itziar Digon Psicóloga Nutricionista y me contaba…. ¿Mi lema? No estoy a dieta, simplemente he cambiando mi forma de comer a una más saludable.

Pre-ocuparnos por nuestra alimentación y que ésta sea lo más sana y natural posible. Volver la vista atrás y recordar cómo cocinaban nuestras abuelas ¡Pues sí! Pero un poquito adaptada: menos grasas y menos cantidades en cada comida. Volver al mercado a hacer la compra, utilizar sus métodos de cocina, mucho plato de cuchara, consumir básicos como fruta y verdura… y así evitaremos el abuso que hacemos de los alimentos procesados.

– Adapta tu alimentación a tu reloj biológico. Sincronizar y ordenar tus comidas en función del ritmo de tu organismo hará que tu pérdida de peso sea exitosa.

– Ya conocemos cuáles son las grasas malas y tendemos a evitarlas, pero ¿qué pasa con los azúcares malos? Todo lo procesado, envasado, con texturas atractivas y sabores maravillosos que no sean naturales están cargados de estos tipos de azúcares. Ojo con ellos porque no hacen ningún bien a nuestra salud ni a nuestro peso.

– Aprender a detectar el hambre emocional… ¡Complicado de verdad! Y más con la vida que llevamos. ¿A que no te habías parado a pensar que muchas de tus frustraciones y emociones negativas las calmas con comida? Estos alimentos, generalmente “basura” nos proporcionan un placer inmediato pero no nos nutren y encima nos hacen aumentar de peso.

Para trabajar este tema, que generalmente nos afecta mucho a las mujeres existe un ejercicio llamado “El monstruo de la gula”.

Pregúntate, ¿qué emociones hacen que este monstruo se haga grande y te incite a comer? ¿En qué momento del día aparece? ¿De qué se alimenta?

Y por el contrario, qué puedes hacer tú para que este monstruo se haga pequeñito y deje de decirte al oído que te comas las galletas de chocolate?

Se trata de ejercicio para trabajar en consulta y derivar la ansiedad por la comida a otro tipo de actividades.

– ¿Conoces cuáles son tus pensamientos saboteadores? Seguro que te suenan: “No pasa nada si me como este trozo de bizcocho…”, “puedo empezar la dieta otra vez mañana”, “no tengo fuerza de voluntad”, “ nunca voy a alcanzar mi objetivo de peso…” y podría seguir… Porque el cerebro humano parece que está preparado para boicotear nuestras buenas intenciones. A través de una gimnasia mental podemos combatirlos para que tu plan nutricional resulte exitoso.

– Y cuando caemos en la tentación, que es totalmente lícito y normal (y no hay que autoflagelarse por ello:

¡Compensar, compensar y compensar! Porque no somos perfectos y siempre hay un día en que necesitamos comer lo que nos apetece. Al día siguiente compensamos con alimentos ligeros y depurativos y aquí no ha pasado nada.

Quería dar las gracias a Itziar  y a Tacha

“make your life pretty”

¡¡¡Hasta pronto!!!

2 Comentarios
  1. Hola Marian!!!! Me ha encantado lo que has comentado. Y todo es cierto, muchas cosas ya las pongo en práctica y la verdad, funcionan!!! Un abrazo!!!

  2. Hola Marian! Felicidades por tu nuevo blog! Eres super valiente y emprendedora! Me ha encantado tu look en la Comunion de Alejandra, muy sencillo y elegante. Tu lema sobre la vida me parece maraviloso. Un beso y mucha suerte!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR